Home

Directory

History

Geography

Neighborhoods

Cultural Activities

Distinguished People

Points Of Interest

Photo Gallery

 

The Founding of La Parguera, Lajas

El poblado de La Parguera, en la municipalidad de Lajas, fue fundado durante el primer cuarto del siglo XIX, cuando alentados por la aventura y el deseo de mejoras económicas, acudieron al lugar vecinos de Lajas y Cabo Rojo y construyeron definitivamente sus hogares.  Entre los primeros pobladores figuraron las familias Cancel, Pabon, Rodríguez, Ramos, Aviles y otras que atraídas por la abundancia de la pesca, las condiciones saludables del clima y las bellezas naturales del litoral, contribuyeron al progreso del vecindario de nueva formación.

 

Las primeras casas fueron levantadas sobre una loma frente al mar azul, cubierto de islotes, cayos, bajíos y manglares.  Los primeros habitantes se dedicaron a la pesca, al sembrado de maíz y la crianza de ganado vacuno y caballar.  La pesca, constituida en industria desde sus comienzos, fue precursora del progreso del poblado.  Esta aun constituye la mayor fuente de riqueza por su calidad y su abundancia.  La Parguera, hoy conocida internacionalmente, se ha convertido en lugar de atracción, no solo por el interesante deporte de la pesca, sino por otros deportes del mar y el natural fenómeno de la fosforescencia, la que ofrece gran estado de luminiscencia en uno o más sectores de su bahía en noches oscuras o semioscuras.  Es uno de los pocos favorecidos con este atributo en el mundo.  Es uno de los pocos lugares donde abunda el pargo.  Parguera significa lugar de pargos.

 

Para los tiempos en que las primeras casas fueron edificadas, los terrenos circundantes carecían de dueños o propietarios reconocidos, no existiendo por tanto, lindes de clase alguna en el litoral.  Para el ano 18887, cuando el Sr. Ulises López Díaz compro al Sr. Fernando Calder los terrenos al norte del poblado, fue que por primera vez apareciera una cérea de mayas.  Al comienzo se situaron en La Parguera alrededor de una diez familias, entre las que figuraban la de los Señores Gregorio Pabon, fue durante toda su vida Comisario de barrio.   Además, era panadero, maquinista y carpintero.  Don José Maria era Cabo de mar.  Poblaron allí, anos mas tarde Don Gabino Irizarry Pabon y Don Fidel Irizarry Pabon, cuyo árbol genealógico aun subsiste en nuestra comunidad.

 

Desde el principio de la formación del villorio, uno de sus mayores problemas lo constituyo el pobre abastecimiento de agua potable.  La única fuente natural de este vital liquido era un pozo conocido como “las Covanas”, localizado aproximadamente a unos mil metros del poblado y a orillas de un camino publico que conducía a la población de Lajas.   También, acompaño a la formación del poblado de La Parguera, el establecimiento de un centro de educación, en los alrededores del ano 1860, había sido construida una casa escuela donde se impartía el pan de la enseñanza a aquellos que, ávidos de su beneficio, acudían a recibirle.  Para el ano 1865 esta escuela fue utilizada como Cuartel de Milicianos, hasta el ano 1883 en que quedo convertida en escuela publica.

 

Cuando se segrego Lajas de San German, el 1 de Julio de 1883, La Parguera paso a ser uno de los once barrios que componen la municipalidad.  El Santo Patrón, cuya observancia anual es llevada a cabo dentro del más profundo marco de fervor religioso con una procesión acuática, portando una de las barcas el Santo Patrón San Pedro que recorre toda la bahía e islotes adyacente en un ambiente de pura religiosidad catalogado como único en Puerto Rico de ambiente hermoso y bello, digno de apreciarse.

 

También cabe señalar el histórico hecho de que cuando el gobernador Marchesi desterró de nuestra isla a los insignes patriotas Puertorriqueños Dr. Ramón Emeterio Betances y don Segundo Ruiz Belvis, desobedecieron la orden.  Mas tarde, secretamente en escogida noche zarparon desde Mayagüez hacia Santo Domingo alumbrados por la luz relampagueante de los planetas que adornaban el espacio celeste, con tal mala suerte que las fuertes y continuadas marejadas arrastraron la barca hacia el sur, aterrando en la entonces desierta jurisdicción conocida como “La Montalva”, muy cérea del poblado La Parguera donde Don Fernando Calder poseía una estancia con una residencia veraneo.

 

Aquí Don Fernando después de la identificación de rigor, les extendió su amigable y condescendiente mano.  Con la desprendida ayuda de Don Francisco Vélez Pagan y Don Liborio Pagan, pasaron varios día discutiendo y planeando sobre el puerto más conveniente por donde habrían de salir nuevamente.  Decidieron embarcar por el puerto de Guanica.  El Dr. Ramón Emeterio Betances falleció en Paris, Francia.  Don Segundo Ruiz Belvis falleció en Valparaíso, Chile.

 

Manglar

Un manglar es una agrupación de árboles que poseen ciertas adaptaciones que les permiten sobrevivir y desarrollarse en suelos anegados (terrenos inundados o inundables) que están sujetos a intrusiones de agua salada o salobre.  La Parguera posee uno de los manglares más extensos de nuestra isla.  En esta región se observan cuatro tipos de manglares.  Los más abundantes son los islotes de mangle y el manglar de borde que crece proximo a la orilla.  El tipo de árbol dominante es el mangle rojo que se encuentra en contacto directo con el mar.

 

Los manglares representan un recurso natural importante porque: son ecosistemas de gran productividad debido a su alta producción de materia orgánica, sirven como habitáculos para las aves y otros organismos marinos, son criaderos para muchas especies, nos protegen contra la erosión y brindan protección a la costa en época de marejadas, tormentas huracanes.  Los manglares de La Parguera se utilizan además, para la recreación pasiva, los deportes acuáticos y actividades turísticas.

 

Praderas Submarinas

Estas se encuentran localizadas en los fondos marinos de aguas llanas, de baja incidencia de pelaje y de gran irradiación solar.  Estos ecosistemas marinos son sumamente productivos, están bien desarrollados y ocupan su mayor extensión en esta región.  La hierba de tortuga es la que predomina en el arrea, seguida por la hierba de manatí.  En La Parguera, la hierba de tortuga es la que predomina en él arrea, seguida por la hierba de manatí.  En La Parguera, la hierva de tortuga crece sobre piedra de coral, arena y cieno.

 

Las praderas submarinas poseen un tremendo valor ecológico porque: ofrecen albergue y alimento a gran variedad de organismos (carrucho, carey de concha, peces, manatíes, y otros), sirven como criaderos, actúan comp. Trampa de sedimentos, suplen gran cantidad de detrito (materia orgánica) a otros sistemas marinos.

   
   

Created by Steven Fine, Datagems

webmaster@lajaspr.com