Home

Directorio

Historia

Geographica

Barrios

Actividades Culturales

Personas Distinguidos

Puntas De Intres

Galeria De Photo

 

Las Cambijas

(Lugar donde los trenes se abastecían de agua)

En las primeras gestiones que se hicieron para establecer el servicio de ferrocarril en este pueblo provinieron del Señor Pedro Santos Vivoni 29 de Mayo de 1901 en su calidad de Alcalde de esta municipalidad.  En esa ocasión, el Señor Santos Vivoni expreso su inconformidad con la Compañía de Ferrocarrilera que intentaba trazar la cia del tren de circunvalación por el pueblo de Sabana Grande.  Parece ser que sus gestiones y protestas surgieron efecto porque aun cuando en ningún folio de los archivos municipales se lee de alguna decisión hecha por la compañía del ferrocarril a favor de la petición del Señor Alcalde, si leemos en el acta municipal de 18 de enero de 1905, lo siguiente: que “Con cargo a la Partida en presupuesto para “Gastos Apremiantes, Capitulo Imprevistos”se aprobaron las siguientes... a Don Antonio Villero, Jefe de Estacion: por tres pasajes de 1ra clase para el demente Práxedes Hernández desde este pueblo hasta Aguadilla el 19 de Diciembre, $6.93.  Por este date se deduce que ya para el ano 1904 el tren estaba en funcionamiento en Lajas.

Las maquinas del tren, operadas por vapor, necesitaban calderas llenas de agua para poder funcionar.  Fue preciso construir unos depósitos de agua para esos fines y así se dio paso a la construcción de las cambijas, probablemente en el 1905.  Se construyeron tres de diferentes tamaños: La primera y más grande, la que suplia agua a las maquinas del ferrocarril, consistia de dos secciones.  En la parte superior estaba el tanque o embalse de agua.  Este liquido se extraía de una profundidad de 80 pies bajo tierra.  La parte inferior esta el cuarto de motores.  En esta sección había dos, uno se electricidad y otro de gasolina, este ultimo para servir usado en caso de que el primero fallara.  18 o 20 maquinas del área de Mayagüez y Ponce se beneficiaban de este servicio.

La segunda cambija, de un tamaño mas pequeño, servia de baño para los empleados del ferrocarril quienes trabajaban aquí y pernoctaban en viviendas improvisadas construidas por la misma compañía.  La tercera, la mas pequeña de todas, servia una función más humana.  Aunque era la menor de las tres, tenia una escalera de 35 pies de abajo hacia arriba por donde subía un empleado para revisar las condiciones del agua y comprobar si se podía tomar.  Esta agua, usada mayormente por los jefes de la Compañía, se enfriaba para consumo humano mediante el procedimiento de cubrir la parte exterior de la cambija con una capa de cal que servia de refrigerante.

Las cambijas de Lajas-arca de agua, deposito, receptáculo, entre otros nombres-están todavía en pie aunque un poco deterioradas por el tiempo y la mano del hombre.

   
   

Created by Steven Fine, Datagems

webmaster@lajaspr.com